La importancia de la «Muerte digna»

 

La «Muerte Digna» o el «Buen morir» son términos poco conocidos fuera del ámbito médico, psicológico y de aquellas familias a las que en poco tiempo, deben asimilar diferentes conceptos como estos, debido a una enfermedad crónica y terminal, o gracias a una situación trágica e irreversible en términos de salud. La importancia de la Muerte Digna está en que que difundamos su existencia y significado para tener un mayor conocimiento de nuestros derechos, una mejor calidad de vida, y también, para que adquiramos herramientas de afrontamiento psicológico y emocional ante situaciones estresantes e inesperadas como estas.

  1. ¿Qué significa el «Buen morir»?
  2. ¿Para quiénes aplica esto del «Buen morir»?
  3. ¿Por qué es importante la «Muerte Digna» al final de la vida?

 

1. ¿Qué significa «Buen morir»?

El Buen morir es un derecho humano. Quiere decir que todas las personas tenemos derecho a morir en las mejores condiciones humanamente posibles. Esto se desarrolla como la extensión del derecho a vivir dignamente que todos tenemos por constitución. Con el buen morir o la muerte digna, nos referimos principalmente al ejercicio de la autonomía que tenemos en esa etapa final de vida.

Nos permite poder tomar decisiones de manera consciente, informada y voluntariamente sobre nuestro proceso de muerte, haciéndole saber a nuestra familia, personal médico y al mismo Estado, cuáles son los límites y condiciones que nosotros queremos poner sobre nuestro cuerpo y en relación a nuestra perspectiva de calidad de vida.

Específicamente, la Fundación Pro Derecho a Morir Dignamente (2021) menciona que se incluye el derecho a:

  • El respeto a la voluntad para permitir que el proceso de la muerte siga su curso natural en la fase terminal de la enfermedad, en ausencia de sufrimiento. Esto incluye que la persona o quien lo representa, pueda optar por cuidados paliativos.
  • La posibilidad de elegir si se desea o no ser informado sobre la enfermedad que se padece y el pronóstico de ésta.
  • Consultar o no una segunda opinión.
  • El sitio donde se quiere morir (casa u hospital).
  • Con quiénes se desea estar acompañado al momento de la muerte.
  • Si se quiere o no apoyo religioso, espiritual o moral.
  • Si se quiere ser o no donante.
  • Y quiénes pueden acceder a su información clínica.

 

2. ¿Por qué es importante la Muerte Digna al final de la vida?

Como lo mencioné, legalmente, la Muerte Digna es importante porque es una extensión de nuestro derecho a vivir dignamente. Además de esto, humanamente es importante porque todos en algún momento podemos llegar a pasar por una situación de enfermedad crónica terminal, donde el sufrimiento de los síntomas derivados, puede ser minimizado con medicamentos para el dolor y terapias no invasivas, las cuales frecuentemente se reúnen dentro del campo de los cuidados paliativos.

Sin embargo, en otros casos, hay sufrimientos adicionales que provienen de procedimientos médicos que no tienen como finalidad el tratamiento, sino la prolongación de la vida con deterioro de las funciones físicas y/o psicológicas irreversibles. En esos otros casos, es indispensable que se respete nuestra libertad y autonomía de decidir si queremos o no esa intervención médica.

 

3. ¿Para quiénes aplica esto del «Buen morir»?

La Muerte Digna ha sido ampliamente estudiada y debatida en el área de los cuidados paliativos, los cuales se refieren a un grupo de profesionales de salud que reúnen sus esfuerzos para lidiar con el manejo del dolor físico y emocional de los pacientes con enfermedades y condiciones crónicas, degenerativas e irreversibles. Sin embargo, este aspecto no solo aplica en esta fase, sino que todos deberíamos conocerla como parte de nuestra educación en salud, y decidirla como un derecho constitucional.

Una vez hayamos pensado, reflexionado y decidido las condiciones que consideramos las mejores para tener una muerte digna, es necesario que las dejemos por escrito, para que pueda ser usado legalmente en los momentos donde se haga irreversible y cercano el deceso.

Este documento escrito se le conoce como Voluntad anticipada. Un documento que en Colombia, cualquier persona mayor de edad puede solicitar a su médico tratante en la EPS, o puede redactar y luego autenticar en la notaría. Una vez firmado debemos dar una copia a la EPS, otra a las personas cercanas a quienes les habilitamos para que hagan valer nuestra voluntad en caso de perder nuestras facultades mentales; y principalmente al médico tratante del momento (en caso que sea un prestador de salud diferente).

 

Reflexiones finales.

Ya sea como individuos de cara a la muerte, o como familiares que acompañan este proceso; tenemos infinidad de dudas, temores, y culpas que están plenamente justificados por la novedad de la situación, y por lo doloroso que representa hacer frente a la muerte y a los procesos de duelo que, inevitablemente, se empiezan a configurar previamente al deceso durante estas situaciones irreversibles.

Por eso la importancia de la Muerte Digna involucra también que busquemos y aceptemos ayuda psicológica en estos casos. Para que logremos un mejor manejo de nuestras emociones individuales y como familia; de tal forma que podamos sentirnos acompañados en el dolor y guiados, cuando nuestros recursos cognitivos son sobrepasados por el desborde emocional de esta situación.

 

¡Recuerda! El acompañamiento médico, emocional y espiritual es tu derecho en estas situaciones.

(Citas particulares conmigo por psicología: www.psicologiaclinica.co/yuranypalaciosrubiano/)

Referencias

¿Quieres recibir más noticias y artículos como estos?

Leave a Reply

Abrir chat
1
¡Hola! ¿Cómo estás?
¿Te puedo ayudar en algo?