En este artículo encontrarás algunas recomendaciones o medidas de atención psicológicas ante el Coronavirus, para que cuides tu salud mental y la de tus familiares más cercanos.

Primero, ¿qué es el COVID-19 (Coronavirus)?

Según la OMS (2020), los coronavirus son una familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. Causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS). Específicamente, el COVID-19 es el tipo de coronavirus más reciente que se ha descubierto y su propagación hoy en día tiene paralizados muchos países.

¿Cuáles son los síntomas psicológicos y emocionales del COVID-19?

Es normal que tanto las personas que ya han sido infectadas con el virus, como aquellas que están tomando medidas preventivas para no contraerlo tengan los siguientes síntomas:

  • Sensación de amenaza y sentimientos de mayor vulnerabilidad (propios y en relación a otros),
  • Sensaciones ansiedad e irritabilidad por el miedo a contraer el virus o morir a causa de esta enfermedad,
  • Sentimientos de tristeza o síntomas depresivos por el temor a la soledad y el aislamiento obligatorio,
  • Problemas de insomnio por el estado de alerta en el que se encuentra su cerebro.

¿Cuáles son las medidas de atención psicológicas para cuidar nuestra salud mental ante el Coronavirus?

Sé que es muy frustrante tener que lidiar con estos síntomas. Por eso te menciono a continuación algunas recomendaciones básicas y medidas de atención psicológicas ante el Coronavirus, para que puedas cuidar tu bienestar emocional y el de tus familiares:

Reconoce y valida tus emociones

En primer lugar trata de reconocer exactamente qué tipo de emociones estás teniendo y cuáles son las conductas que has cambiado a raíz de esa experiencia emocional. Luego, trata de comprender que muchos de los síntomas mencionados son respuestas físicas y emocionales naturales de nuestro cuerpo. Gracias a esto, podemos estar alertas ante una posible amenaza y sobre todo tomar medidas para cuidar nuestra integridad. ¡No te culpes por sentirte angustiado o triste, reconoce que es un estado normal en una situación como ésta!.

Planifica tu rutina en función a tus necesidades y obligaciones

Te recomiendo que planifiques una rutina diaria en función de tus obligaciones y necesidades personales, en lugar de hacerlo en función al COVID-19. Esto implica que mantengas el estilo de vida que tenías antes que se conociera esta pandemia. Organiza tu día iniciando con una buena rutina de higiene, prioriza las actividades de acuerdo a las responsabilidades laborales y domésticas que tienes, limita los tiempos de trabajo, y distribuye tu tiempo para poder realizar ejercicio, alimentarte saludablemente y llevar a cabo alguna actividad que te agrade (leer, hacer manualidades, ver películas, escuchar música, escribir, entre otras).

Además de ello, algo muy importante aquí es que recuerdes cómo era tu vida antes que ésta situación se presentara. Una buena pregunta podría ser ¿cuánto tiempo dedicabas para notificarte sobre las principales noticias a nivel nacional o mundial?. Una vez tengas la respuesta, ¡no excedas este tiempo!, evita entonces los medios de comunicación alarmistas y mejor trata de informarte mediante las páginas gubernamentales y entes en salud a nivel mundial.

Permanece en contacto con otras personas

Si el país donde vives es uno de los que ha tomado medidas de aislamiento preventivas, obligatorias o toques de queda, utiliza las herramientas tecnológicas para mantener comunicación con otras personas. Trata de apoyarte en las personas que tienes a tu alrededor para expresar tus emociones, para ser empático con ellos; pero sobre todo, para tratar de conversar sobre otro tipo de temas que siguen siendo importantes y que pueden ayudarte a pensar en otros aspectos de la vida distintos a este virus.  Si por el contrario, eres parte de quienes deben seguir yendo a su lugar de trabajo, trata de mantener la comunicación con tus compañeros de forma cotidiana pero haciendo caso al llamado de la OMS sobre no tener contacto físico con los otros.

¡Aprovecha el tiempo!

Elige realizar tareas o actividades que tenías pendientes tiempo atrás.  Usa el tiempo libre que ahora tienes gracias a los trayectos que estás evitando de tu casa a tu trabajo. Invierte esa hora o dos horas que gastabas antes en la movilidad para realizar otro tipo de tareas pendientes, que no necesariamente tienen que ver con tu trabajo sino más bien con tus proyectos personales, profesionales o familiares.

¡Cuida tu cuerpo y mente!

Si por el contrario, eres parte de quienes tienen deben seguir yendo a sus oficinas, seguramente te sentirás más expuesto al salir a las calles. En ese caso te recomendamos armar un kit personal de aseo y desinfección, que cargues junto a tus habituales artículos de limpieza, para que cada vez que te debas movilizar, puedas desinfectar el lugar donde te encuentres, y de esta forma, reduzcas la ansiedad que te puede generar cuando tocas superficies fuera de tu hogar.

Piensa en los menores de la casa

Si tienes niños o adolescentes a quienes les suspendieron sus actividades académicas, trata de organizar actividades lúdicas con ellos y de acuerdo a sus edades. Al igual que tú, es bueno que ellos tengan una rutina clara en su día a día. Recuerda que en estas medidas de aislamiento se puede seguir reforzando los hobbies y estudios utilizando las herramientas virtuales que proponen las instituciones educativas. ¡Podrías sacar esos libros y juegos de mesa que estaban empolvados en tu biblioteca!.

En todo el tiempo que estén juntos, escucha a tus hijos. Déjalos hacer preguntas sobre la situación y trata de explicarles en su lenguaje lo que sucede. Sé honesto al hablar sobre tus sentimientos, para que ellos sientan tranquilidad al expresar sus emociones abiertamente. ¡Cuida de la salud mental y bienestar emocional de tus hijos!.

Aprende de esta experiencia

Toma ésta experiencia como una oportunidad para reflexionar. Que ésta situación te sirva para dar un giro a muchos comportamientos que hacías con poca consciencia. Piensa en lo que has aprendido y cómo lo seguirás aplicando luego de esta crisis.

 

Si durante esta crisis de salud en tu país consideras que incluso llevando a cabo las recomendaciones que te brindé anteriormente, tú o algún familiar cercano siguen teniendo un malestar emocional desbordante, te recomiendo consultar conmigo o con alguno de mis colegas. ¡Puedes pedir una cita AQUÍ!

 

Referencias:

Organización mundial de la salud [OMS] (2020), Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Emergencia sanitaria.

 

¿Quieres recibir más noticias y artículos como este?

Leave a Reply

Abrir chat
1
Hola, ¿cómo estás?
¿Te puedo ayudar en algo?