Habilidades sociales niños y adolescentes: el rol de la familia

 

Las habilidades sociales son conductas o destrezas sociales específicas que se necesitan para realizar competentemente una tarea de tipo interpersonal, es decir, en el relacionamiento con otros. Estos comportamientos son aprendidos a lo largo de la vida, y por eso es importante hablar de las habilidades sociales en niños y adolescentes.

¿Cuáles son las capacidades implicadas en las habilidades sociales?

Las habilidades sociales implican distintas capacidades, como lo son:

  • Expresar los propios sentimientos, deseos y opiniones sin amenazar o castigar a los demás
  • Defender los propios derechos y necesidades de los demás
  • Tener un buen concepto de sí mismo
  • Ser educado y respetuoso con los demás
  • Prestar atención a los puntos de vista de los demás y hacerles saber que se entiende su posición
  • Hablar de la propia opinión

Importancia de las habilidades sociales en los niños y adolescentes

Se ha encontrado que los niños y adolescentes que tienen dificultades para relacionarse con otros posteriormente pueden presentar problemas como la deserción escolar, agresividad y trastornos psicológicos. Así mismo, ya que las habilidades sociales no solo permiten que los niños y adolescentes se relacionen adecuadamente con sus pares, sino también que entiendan y acaten normas y roles sociales, son vitales para el proceso de adaptación a la sociedad.

¿Cómo se aprenden las habilidades sociales?

Las habilidades sociales se aprenden a lo largo de toda la vida, y dependen principalmente de los contextos en los que nos encontramos y las posibilidades de aprendizaje que estos ofrecen. Es por esto, qué en el caso de niños y adolescentes, la familia y el colegio son las principales fuentes de aprendizaje.El proceso de aprendizaje de habilidades sociales en los distintos contextos ocurre siempre y cuando se proporcionen experiencias positivas para adquirir comportamientos sociales, se aprende de lo que se observa, se experimenta y de la respuesta que obtenemos de otros. Por eso, por ejemplo, si un niño aprende en su contexto escolar a decir “gracias” y “por favor” y al intentar tener este comportamiento en casa recibe burlas, es probable que descarte volverlo a hacer debido a la respuesta de su contexto.De igual manera, se aprenden comportamientos sociales de los medios de comunicación, por lo que es importante ser cuidadosos (principalmente con primera infancia) en cuanto a qué tipo de contenidos se tiene acceso.

La familia y su influencia en el desarrollo de las habilidades socioemocionales en los niños y adolescentes

La familia se convierte en un contexto importante para el desarrollo de los niños donde el diálogo y la interacción en cuestiones éticas llevan a los niños a la autosuficiencia reflexiva, y no sólo a limitarse a imitar respuestas correctas o incorrectas.Cuatro tareas esenciales que debe realizar una familia, a saber:

  • Asegurar la satisfacción de las necesidades básicas de los integrantes, complementando la carencia de capacidades de un modo apropiado en cada fase de su desarrollo.
  • Guiar los impulsos de los integrantes con miras a que llegue a ser un sujeto integrado, maduro, estable y autosuficiente.
  • Ilustrar a los integrantes sobre los roles básicos, así como el valor de las instituciones sociales y protocolos propios de la sociedad en la que viven.
  • Transmitir los métodos adaptativos de la cultura perteneciente, entre los que se encuentra el lenguaje.

La familia es el primer referente en la construcción de socialización ya que aporta al niño las pautas básicas para la comprensión del mundo y la actuación en el mismo, entre las que destacan las habilidades sociales, es el principal agente socializador. Esto se debe a que la familia es el entorno en el cual el niño adquiere y ejercita las habilidades socioemocionales en primera instancia a través de las relaciones intrafamiliares.

¡Conclusiones!

Está claro que las habilidades sociales son fundamentales para que los niños y adolescentes se adapten a lo que les exigen sus contextos, pero también para que se conviertan en adultos que logran moverse lo mejor posible en un mundo que siempre nos mantiene en contacto con otros. Ahora, conociendo que la familia, el ejemplo que esta brinda, la manera como acoge a los niños y adolescentes, y les enseña a interactuar con el mundo; es vital para el aprendizaje de las habilidades sociales, vale la pena que las familias se pregunten: ¿Qué ejemplo estoy dando a mis hijos para que aprendan a relacionarse con otros? 

 

Citas conmigo por psicología: www.psicologiaclinica.co/nathalylemusmoreno/

Referencias

¿Quieres recibir más noticias y artículos como estos?

Leave a Reply

Abrir chat
1
¡Hola! ¿Cómo estás?
¿Te puedo ayudar en algo?